El grupo como medio de Enseñanza-Aprendizaje

 Concepción del proceso enseñanza-aprendizaje

a partir del enfoque histórico-social

El ser humano tiene la disposición de aprender, de verdad, sólo aquello a lo que le encuentra sentido o lógica. En tanto, tiende a rechazar aquello a lo que no se lo encuentra. El único y auténtico aprendizaje es el aprendizaje significativo, es decir, con sentido, cualquier otro aprendizaje será puramente mecánico, memorístico, coyuntural.

Durante el desarrollo evolutivo de la personalidad se dan procesos de maduración que son naturales en el individuo, como resultado de una herencia/filogenética, propia de la especie. Tales procesos aparecen y se desencadenan en periodos relativamente estables y operan en condiciones naturales como sistemas relativamente “cerrados” a determinaciones externas, en tanto dependen de una evolución organísmica.

Sin embargo no pueden obviarse los componentes externos que garantizan la aparición y el desarrollo de tales procesos, ampliamente demostrados han sido los estudios que dan cuenta de la plasticidad enorme y el carácter altamente inespecífico de la maduración humana en el dominio de procesos psicológicos, y la necesidad de una relación continua entre organismo y ambiente.

De manera que para realizar cualquier análisis teórico y/o metodológico, no tiene sentido separar el desarrollo biológico del desarrollo social, en tanto se originan desde la génesis de manera simultánea. Resulta entonces como elemento más significativo del desarrollo, la determinación histórico-cultural, en tanto la relación con el otro sea comprendida como el espacio por excelencia constitutivo de la personalidad a partir de la conformación de los sistemas simbólicos de la cultura.

Estos principios e ideas configuran la concepción constructivita del aprendizaje y de la enseñanza. El constructivismo no es una teoría psicológica en sentido estricto, ni tampoco una teoría psicopedagógica que nos dé una explicación completa, precisa y contrastada empíricamente de cómo aprenden los estudiantes y de la que puedan resultar prescripciones infalibles sobre cómo se ha de proceder para enseñarlos mejor, su principal aporte radica en concebir el desarrollo y el aprendizaje humanos como el resultado de un proceso de construcción y reconstrucción de patrones culturales que son asimilados en el contexto de los diferentes grupos sociales.

El enfoque histórico-cultural, también conocido como sociocultural inaugurado por Lev S. Vygotski concibe el desarrollo personal como una construcción cultural, que tiene lugar a través de la sociabilización de una determinada cultura mediante la realización de actividades sociales compartidas.

Se invierte la tradicional relación que se suele establecer entre desarrollo y aprendizaje: Vygotski afirma que el proceso de desarrollo sigue al de aprendizaje, que crea el área de desarrollo potencial con ayuda de la mediación social e instrumental; la zona de desarrollo próximo o potencial es así el área en el que puede darse el aprendizaje en interacción social con otras personas más expertas, o dicho de otra manera, aquello que un aprendiz no puede hacer solo pero sí con ayuda de otras personas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s